La estrategia de contenidos para aumentar las ventas

El buen contenido es una de las mejores herramientas para generar tráfico a nuestra web o blog. Por eso, el marketing de contenidos no puede faltar en ninguna estrategia que busque aumentar la presencia online.

Más concretamente, este concepto hace referencia a la producción y publicación de información que genere confianza y autoridad entre nuestros clientes potenciales o reales. Se trata de atraer al mayor número de usuarios e introducirles en nuestro embudo de ventas, de manera que consigamos monetizar nuestras acciones.

Es, también, una forma de construir relaciones y comunidad para que las personas se sientan leales a una marca. Impulsa nuestras ventas sin necesidad de recurrir a las tácticas tradicionales y ayuda a que nuestra marca sea reconocida como líder de pensamiento en nuestro sector.

A continuación, detallamos, a modo de una breve guía práctica, los pasos más importantes para desarrollar un buen plan  en este ámbito.


Planificación del marketing de contenidos

Para llevar a cabo una estrategia de contenidos efectiva es necesario definir antes por qué se crea dicho contenido y qué se intenta lograr con él. Las decisiones que tomemos en este paso nos dan una base sólida para el plan que desarrollemos posteriormente.

Además, debemos ser capaces de generar un flujo continuado de ideas y temas interesantes, únicos y valiosos para el mayor número de personas posible. Además, que se ajusten al perfil del cliente que está dispuesto a adquirir el producto o servicio que ofrecemos.

Una vez que contamos con una lista de ideas, es la hora de desarrollar un plan editorial con el que podremos planificar y controlar nuestro contenido y, una vez publicado, registrar los resultados. 
Crear un documento de planificación simple

Un documento que refleje nuestra planificación es básico para guiarnos en el proceso. Podemos crear una tabla con Excel, donde indiquemos la fecha de cada publicación, el canal donde vamos a darle difusión, el mensaje central, el tema, un resumen, las palabras clave que vamos a usar, los mensajes secundarios, el público objetivo, etc.

Es importante decidir qué queremos lograr antes de decidir cómo lo lograremos. Se puede elaborar un plan y mantenerlo de tres a seis meses. Luego evaluar los resultados. Si algunas de nuestras decisiones no funcionan, podemos ajustarlas y darles otros tres o seis meses. Eso nos da suficiente tiempo para evaluar las decisiones y nos permite encontrar los mejores métodos.

Entre los objetivos que podemos reflejar en esta tabla están los siguientes:

- Prospección. Búsqueda de clientes potenciales o prospectos.

- Ventas. Ayudar a cerrar las ventas más rápidamente.

- Marketing. Generar interés en nuestros productos.

- Relaciones públicas. Potenciar la imagen de marca y productos.

- Comunidad. Aumentar el número de seguidores que interactúen con nosotros.

- Atención al cliente. Ayudar a los clientes a aprovechar al máximo nuestros productos.

- Liderazgo. Aumentar el reconocimiento, respeto y capacidad de influencia de nuestra marca.


Adaptar nuestro plan a la estrategia general de 'marketing online'

Otro de los pasos que debemos dar es integrar el marketing de contenidos en nuestra estrategia global de marketing online. Hay tres estrategias comunes que podríamos considerar:

- Tráfico dirigido. Podríamos usar las redes sociales para dirigir el tráfico a nuestro blog y luego escribir publicaciones allí que dirijan el tráfico a las páginas de destino.

- Espacio solo para miembros. Podemos usar todo el contenido para dirigir hacia una acción en particular, como la inscripción en un espacio acotado para miembros de pago, donde se encuentre la información más útil y valiosa.

- Enfoque a las ventas. Podemos usar publicaciones de blogs, podcasts, vídeos, para impulsar las ventas. Por lo tanto, cada contenido se escribe con el propósito expreso de despertar el interés en uno de nuestros productos.

creación de contenido para blog corporativos

Mensaje, público objetivo y tipos de contenido

Otras cuestiones importantes que debemos tener claras en esta fase son el tipo de mensaje que queremos transmitir y el público objetivo o buyer persona al que nos dirigimos. A esto se suma el calendario de publicación, elegir la plataforma en la que vamos a publicar y en qué redes sociales estaremos presentes.

Otro punto que es necesario decidir son las categorías específicas de contenido por las que vamos a decantarnos. Entre estas pueden estar las siguientes:

- Publicaciones en el blog.

- Artículos de revista.

- Vídeo.

- Podcasts.

- Seminarios web y teleseminarios.

- Conferencias, talleres o entrevistas.

- Presentaciones en Powerpoint.

- Tutoriales, guías.

- Infografías.

- Libros blancos e informes especiales.

- Boletines de noticias.

- Libros electrónicos.


Escribir información interesante, única y correcta para el blog y la web

Una de las claves para tener éxito con esta técnica es crear textos que sean relevantes, creativos e interesantes. Además, deben estar bien escritos e incluir criterios de posicionamiento SEO. Una de las mayores dificultades es producir suficiente material y, al mismo tiempo, mantener la calidad alta.

Cuando se trata de comunicar ideas, la forma en que las organizamos y presentamos es tan importante como la habilidad para plasmarlas en palabras.

Existen siete tácticas clave para crear un entorno donde fluyan ideas creativas. Estas son:

- Seguir las tendencias.

- Consultar en Google.

- Lluvia de ideas.

- Visitar foros.

- Escuchar nuestro entorno.

- Echar un vistazo a las redes sociales.

- Sacar ideas de las noticias que aparecen en la prensa.

- Escribir sobre las dudas mas recurrentes de nuestros clientes

La difusión de los contenidos blog son ilimitadas

Además, cada vez que nos sentamos a producir una nueva pieza de contenido debemos seguir estos pasos. No siempre trabajaremos en ese orden y algunas veces saltaremos adelante y atrás, pero el mejor contenido generalmente ha pasado por estos seis:

- Seleccionar tema y enfoque.

- Investigar.

- Organizar.

- Escribir.

- Refrescarse.

- Editar.

En este punto, debemos tener un tema específico y algunas ideas de cómo desarrollarlo. En el nivel más básico, todo el contenido está estructurado de esta manera:

- Introducción. Captamos la atención y avanzamos el contenido.

- Cuerpo. Cumplimos la promesa y ofrecemos la información principal.

- Conclusión. Resumimos y retomamos el tema principal.

- Llamada a la acción (call to action).

 

Planificación del tiempo y los recursos

Esta forma de aumentar el tráfico y el posicionamiento implica algo más que la publicación de algunos posts de blog. Exige un gran compromiso de tiempo y recursos. De ahí la necesidad de planificar el trabajo.

Por eso, debemos determinar lo antes posible la periodicidad, fecha y hora de las publicaciones, con un calendario lo más detallado posible. También es necesario delimitar los responsables de desarrollar el plan y sus tareas concretas, como escribir, revisar, publicar, medir, analizar, etc.

La primera sesión de planificación de nuestra estrategia anual debe centrarse en eso. Luego, debemos convocar reuniones periódicas durante todo el año para planificar el contenido de las siguientes semanas o meses.

Si producimos mucho contenido, es posible que necesitemos reunirnos semanalmente o cada quince días, aunque solo sea para controlar el volumen de trabajo que se realiza. Si se produce menos contenido, una sesión de planificación por mes puede ser suficiente.

El contenido puede ayudar a dar más importancia a un sitio web profesional

Optimizar para la búsqueda

Planear y escribir es solo una parte del proceso. También debemos optimizar el material para que los motores de búsqueda puedan encontrar nuestros contenidos. El secreto se reduce a tres factores:

- Crear textos excelentes.

- Asegurarnos de que estos se encuentran en los motores de búsqueda.

- Promocionarlos entre nuestros seguidores.

Los consejos de optimización y promoción ayudan a aumentar los niveles de tráfico. Pero una vez que las personas están en nuestro sitio web, debemos convertir ese tráfico en ventas, es decir, monetizar el contenido.

Centrarnos demasiado en el SEO durante la redacción puede llevarnos a escribir para los motores de búsqueda en lugar de para las personas. Y Google ha dejado claro que recompensa información útil (contenido que ayuda a las personas), no cebos para mejorar el posicionamiento (contenido que apunta a los buscadores) cuando se trata de clasificar en los SERP o páginas de resultados de búsqueda.

No obstante, los pasos básicos para optimizar el contenido para SEO son:

- Decidir la palabra clave por la que queremos posicionarnos.

- Optimizar el título.

- Usar las keywords de manera natural, sin sobrecargar el contenido con ellas.

- Enlazar a otras páginas en nuestro sitio web.

- Animar a los lectores a comentar.

- Responder a los comentarios, con frases completas e incluyendo keywords.


Promover el contenido creado

Una vez que tenemos elaborado el contenido, debemos darle la máxima difusión. Una de las formas de hacerlo es enviarlo a listas de correo o bases de datos mediante una campaña de emailing. Cada vez que publiquemos, debemos notificarlo a esas listas. Podemos hacerlo de las siguientes maneras:

- Crear una newsletter con el artículo completo. Los lectores pueden leer parte del contenido sin hacer clic en nuestro sitio web.

- Newsletter con varios artículos y enlaces donde pinchar si quieren leer más. Los lectores deben ir al sitio web para ver los artículos.

Otras formas efectivas de promover el material son:

- Compartirlo en las redes sociales, con posts en Facebook o tuiteando.

- Mediante landing pages.

- Añadirlo a la firma de correo de todas las direcciones de la empresa.

- Priorizar la posición del blog en el menú principal de la web


El contenido al servicio del negocio

El contenido bien diseñado y elaborado puede atraer tráfico web y seguidores de redes sociales, mejorar nuestro posicionamiento y nuestra autoridad como marca. Además, ofrece a los visitantes la oportunidad de compartir las publicaciones con sus amigos. El contenido es la parte más viva y menos estática de un blog, web o negocio online y, por eso, es la que más capacidad tiene de generar nuevos clientes y más ventas.
 

15 ejemplos de campañas para que tus clientes regresen al punto de venta

Antonio J. Del Espino

Experto y apasionado del Marketing Digital. Desde 2016, gestiono los contenidos y el marketing general en Digitaleo. Trabajando con el equipo comercial, busco ayudar y a compañar a clientes y seguidores para que sus acciones de marketing sean un éxito